Sobre mí: José Ant. Alcázar

José Antonio Alcázar Gómez del Moral

Aficionado a la fotografía y la pintura y al arte en general así como a la informática. Me gusta leer ensayo, filosofía y poesía. Y en la novela soy un entusiasta de la ciencia ficción y por lo tanto de Isaac Asimov.

Mi foto

José Antonio Alcázar


La mayoría de las entradas con las que participo en este blog están relacionadas con algunas de mis pasiones: La fotografía, la pintura y la informática. Esta última, un poco olvidada, al menos como divertimento: ¡ el precio de tener como trabajo lo que era un hobby!.


En mis páginas intento poner mis impresiones personales sobre lo que veo. Y esto lo hago la mayoría de las veces a través de la imagen, que es lo que más controlo, o lo que más me gusta. Pero en otras ocasiones simplemente me hago de eco de noticias o pequeños hallazgos que creo merece la pena difundir.


Quizás todo esto no le sirva a nadie de nada. Pero al menos, me queda el consuelo de que siempre me servirá a mí, para organizar un poco mis ideas y mis fotos. Así como mantener un poco la memoria histórica de las cosas que voy haciendo, y que a veces me gusta recordar.

La página de entrada a todos mis contenidos esta en http://www.dedaimiel.es
En otro de mis blogs http://expociudadreal.wordpress.com , me hago eco de una manera más exaustiva de las exposciones de arte que se llevan a cabo en mi provincia: Ciudad Real.
La mayoría de mis fotografías están recogidas en mi página de flickr http://www.flickr.com/dedaimiel .
Una de las páginas más veteranas de la red, al menos con contenido de La Mancha, es la que en su día dedique a el Parque Nacional Tablas de Daimiel, y que está, casí como cuando se publico: http://www.ciberquijote.com/daimiel .

Y por decir algo de mí, te diré que soy de los que empezaron con esto de la informática de forma autodidacta, exprimiendo los escasos recursos de un Spectrum, para acabar dedicándome a ello profesionalmente, dentro de la administración. Entre medias estuve metido en algunas historias relacionadas con Internet, cuando aquello de las páginas webs era algo novedoso y lo de “portal” se asociaba sólo con “la entrada” de un edificio o la típica escena navideña.

El despertar del “gusanillo” por la fotografía vino de un hecho que, creo recordar, tuvo lugar antes de mi interés por la informática, y que fue la vista de una foto que una amiga tenía en su casa. Se trataba de un retrato de una chica, en b&n por supuesto, realizado al contraluz de una ventana. Quizás si hoy lo viera no me resultaría tan maravilloso, y le encontraría mil deficiencias técnicas. Pero el recuerdo que me quedó de aquella foto, fue lo que me llevo, muchos años después, cuando pude permitírmelo, a comprarme mi primera cámara reflex: una Zenith 12XP.

Más tarde me monte un pequeño laboratorio en casa. Tan casero, que la ampliadora la hice yo mismo en la fragua de mi suegro, con su ayuda por supuesto, utilizando chapas y tubos reciclados, y como objetivo, el de la propia Zenith. Aquello me permitió descubrir el milagro de los reveladores, y un montón de productos químicos, cuyo funcionamiento, no comprendía muy bien, pero que hacían cambiar las tonalidades de las fotos y hacer “mil diabluras”. Procedimientos que me llevaban semanas enteras, encerrado hasta altas horas de la madrugada, y que ahora se hacen a golpe de ratón con cualquier programa de tratamiento digital.
Aun así, creo que aquello me sirvió para tener una base teórica fundamental para hacer fotos, ya sean analógicas o digitales. Y no digamos el descubrimiento de las teorías de Ansel Adams con su sistema de zonas, que me permitió ver como los distintos tonos de gris de una foto, era algo que se podía controlar con un método casi matemático, y mucho rigor.

Cuando me compré mi primera cámara digital una “Sony Cybershot Dsc-s70” lo hice con el único objeto de obtener instantáneas para incorporar a las páginas webs que diseñaba: ¡Total para poner en una página web se necesita poca resolución!. Pero jamás pensé que a partir de entonces dejaría de usar mi tradicional “Pentax Sfx”.

Fue realizar las primeras pruebas con la Cybershot y darme cuenta que el proceso químico tenía los días contados.
Aún conservo las primeras fotos digitales que realicé. Puse una página en Internet con ellas, y me llovieron cantidad de correos. Muchos de ellos solicitándome explicaciones, que hoy pueden parecer elementales, como por ejemplo, preguntando cómo podían pasarse las fotos al ordenador. Claro que entonces muy poca gente, había oído hablar de lo que era un puerto, USB, Para algunos era un puerto de segunda clase de la marina americana. De hecho, en un primer momento, la transferencia de las fotos las hacía con un adaptador, que permitía poner la Memory Stick de la cámara en un disquetera de 3 1/2.

Y ahora que en cierto modo se han unido mis dos mundos: la informática y la fotografía. Aquí sigo, intentando hacer lo mismo que entonces: conseguir hacer esa foto maravillosa, como la de aquel retrato de la chica a contraluz, que aún tengo en el recuerdo. Foto que no sé si alguna vez conseguiré, pues el recuerdo a veces magnifica las cosas, y el presente, por el contrario nos hace aterrizar en la realidad y ver las imperfecciones y defectos de nuestra obra. Aunque, quien sabe, quizás sea mejor no conseguirla. Al fin y al cabo como dijo alguien: Lo importante no es llegar al destino, sino lo que vives en el camino.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s